CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, 23 de septiembre de 2010

CARTA DE AMOR A UN HOMBRE


Hace unos pocos dias, mi queria amiga Gabi Suskind publicó una entrada en su blog (http://tuquejafemenina.blogspot.com/) que me pareció verdaderamente fascinante.
Se trata de una carta de amor a un hombre y esta firmada por “Aleida”.
Ler la misiva de Aleida me emocionó de tal manera que me tomé la libertad de pedir autorización a Gabi para poder publicar la carta en mi blog y transmitir un mensaje tan autentico a todos mis amigos.

La carta dice asi:

CARTA DE AMOR A UN HOMBRE

Aprovechando que el día de los enamorados es una fecha tan especial en Colombia –aunque debería ser el 14 de febrero como en el resto del planeta, día de San Valentín– quiero dirigirte unas líneas, a ver si te sobrepones a los prejuicios y finalmente te atreves a dar la cara.
Sé que puede ser mucho pedir, pues la valentía masculina no es una virtud cuando el campo de maniobras deja de ser una oficina o un bar, lejos de tus colegas de trabajo, tus amigos de tragos o tus ex compañeros de estudio. A diferencia de ellos, conmigo no tienes que fanfarronear, porque no me interesa saber de tus conquistas ni pretendo que me ocultes tus derrotas.
Aunque no voy a encubrir tus equivocaciones, ni a justificar tus errores, tampoco soy tu enemiga, ni quiero ser tu verdugo. Contrario a lo que pasa con algunos de esos que te acompañan a tomar whisky en las tardes de viernes, después de tus ocupaciones, yo no aspiro a que te boten de la empresa, para tomarme por asalto tu amplia oficina. Tampoco cruzo los dedos para que las cosas te salgan mal, o para que te trasladen a una sede remota en algún paraje inaccesible del continente.
No esperes que yo sea tu aliada para hacer caer a otro, ni tu cómplice cuando intentes engañarte a ti mismo, pero tampoco permitiré que nadie te apuñale por la espalda. Sin embargo, no quiero ser para ti apenas una amiga a la que puedas acudir de vez en cuando, a confiarle tus desventuras. Yo lo que quiero es estar contigo siempre, sobre todo cuando pases por la soledad del fracaso, cuando atravieses el desierto de las penas o cuando se te venga encima el agobio de la depresión.
No quiero que seas un superhombre, ni tienes que ser infalible. No necesito un dios al cual venerar sin objeciones, sino un hombre al que pueda amar sin rodeos. Cuando sea yo la que esté en la inmunda, no espero que me compadezcas, ni que tengas la palabra precisa, ni que puedas solucionar mágicamente mis problemas. Sólo me basta con saber que estás ahí. No es necesario que seas una roca cuando lo que yo necesito es un soplo de viento fresco. No busco unos brazos fuertes en los cuales refugiarme, sino una mano tendida que me ayude a sostenerme mientras camino en medio de la oscuridad.
A muchos hombres les da miedo aceptar lo que sienten, pero no te preocupes, no es indispensable que me quieras mucho: me conformo con que sólo me quieras; eso sí, recuérdamelo con frecuencia. Deseo oírlo de tus labios, mientras me miras fijamente a los ojos. No te dé miedo ser cursi, ya verás lo lindo que se siente.
En la intimidad, no creas que busco una máquina de hacer el amor, créeme que eso se puede resolver con simpáticos y efectivos juguetes de pilas. En la cama no tienes que demostrarme nada, por eso no quiero un semental ni me parece divertido un acróbata. El sexo, aunque sublime, no es un fin, sino una manifestación más de compañía y de confianza, de placer y de entrega; uno de nuestros muchos puntos de encuentro.
Si alguna vez me pones los cuernos, te ruego que me lo digas, pues aunque no sé si pueda ser comprensiva o si sea capaz de perdonarte, si me entero por otros medios, la posibilidad de reconciliación habrá desaparecido casi por completo.
Claro que vamos a tener muchas diferencias, pero la mayoría se podrán superar; al fin y al cabo no se trata de cerrar caminos, sino de buscar salidas. Prometo no enojarme con retroactividad, pero tú me garantizas que no te vas a molestar por anticipado. Y, sobre todo, no nos preocupemos por los problemas que no tengan solución.
Sabes que te puedo oír aun en silencio, así que nunca me levantes la voz ni me saques en cara los defectos; desde el comienzo los conoces. Si un día me faltas al respeto, lo asumiré como un doloroso gesto de despedida. Mi cuerpo y mi conciencia son intolerantes al abuso.
Bien sea que estés conmigo sólo una noche o decidas quedarte para siempre, no lo hagas por inercia, porque, igual, me voy a dar cuenta. Y cuando resuelvas irte, no huyas sin despedirte ni caminando de puntillas; ten la entereza de salir andando con la misma seguridad que exhibías al incursionar en mi vida.
Ven, arriésgate a querer; deja que te quieran. Quizás sufras unos cuantos desengaños, pero serán más las alegrías; experiencias indispensables para comprobar que sigues vivo.

De todo corazón,
—Aleida—

8 comentarios:

Nela dijo...

Simplemente preciosa, cargada de amor, sinceridad y con una calridad de sentimientos increible.
Besos
nela

Mabel dijo...

Hola Ricard
Impresionante esta carta, genial!!!, esta mujer la tiene reclara, no se olvidó nada en la lista, jajajaja y lo más impactante es que todas son verdades y lo dice en un lenguaje tan simple que en algunos renglones me hizo reir. No habrá sido muy romántica, pero rebalsó de sinceridad.
Valió la pena que compartieras ésto.
Besos

maria gloria dijo...

Me encanto Ricard gracias por compartir, mucho sentimiento, amor, divina la carta, besos

NORMA dijo...

Una mujer sincera que ve las cualidades y los defectos de una persona y desea amarla incondicionalmente, sin pretender cambiarla...ostras, me ha gustado mucho Ricard. Suerte para la chica.

ROSALIA dijo...

Aleida sabe amar a la persona tal cual, sin exigencias, con libertad. El mejor modo de amar.
Besos Ricard.

Luna. dijo...

Preciosa y realmente sincera la carta Ricard.
Sin tapujos ni dobles sentidos.
Muy bien por esta mujer. Yo creo que no soy capaz de amar de la manera como lo expresa ella. También soy sincera y lo reconozco. Es la mejor manera de amar, ¡pero no es tan fácil ponerla a la practica, al menos para mi!.
Besos!

Patricia 333 dijo...

Me he quedado sin palabras esa si que es una carta detallada podria decir que no hay mas que explicarle a ese Hombre :)

Besoss

Mariola dijo...

Eso es hablar con las cosas bien claritas, sin tonterias, sin sumisión y sin inferioridades...

Así me gusta!!
Que las muejeres aprendan a darse a valer.

Besito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...