CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

viernes, 19 de febrero de 2010

LA TIENDA DE LA VERDAD

Un hombre paseaba por las pequeñas callejuelas de su ciudad. Tenia tiempo y por eso se detenía algunos instantes delante de cada escaparate, cada tienda y en cada plaza.
Al torcer una esquina se encontró, de pronto, frente a un modesto local cuya marquesina estaba en blanco. Intrigado, se acercó a la vidriera y arrimó la cara al cristal para poder mirar dentro del oscuro escaparate… En el interior solamente se veía un atril que sostenía un cartelito escrito a mano que anunciaba: TIENDA DE LA VERDAD.
El hombre, sorprendido, pensó que era un nombre de fantasía, pero no pudo imaginar que venderían.
Se acercó a la señorita que estaba en el mostrador y preguntó:
- Perdón, ¿Es esta la tienda de la verdad?
- Si señor. ¿Qué tipo de verdad esta buscando? ¿Verdad parcial, verdad relativa, verdad estadística, verdad completa?
Así que allí vendían la verdad. Nunca había imaginado que aquello era posible. Llegar a un lugar y llevarse la verdad, era maravilloso.
- Verdad completa – contestó el hombre sin dudarlo
“Estoy tan cansado de mentiras y falsificaciones”, pensó.
“No quiero más generalizaciones, ni justificaciones, engaños ni fraudes”
- ¡Verdad plena! – rectificó
- Bien, señor. Sígame
La señorita acompañó al cliente a otro sector, y señalando a un vendedor de rostro adusto, le dijo:
- El señor le atenderá
El vendedor se acercó y esperó a que el hombre hablara.
- Vengo a comprar la verdad completa
- Aha. Perdone, pero, ¿el señor sabe el precio?
- No. ¿Cuál es? – contestó rutinariamente. En realidad, el sabia que estaba dispuesto a pagar lo que fuera por toda la verdad.
- Si usted se la lleva - dijo el vendedor - el precio es que nunca más volverá a estar en paz
Un escalofrío recorrió la espalda del hombre. Nunca se había imaginado que el precio fuera tan alto.
- Gra…gracias...Disculpe…- balbuceó
Dio la vuelta y salió de la tienda mirando al suelo.
Se sintió un poco triste al darse cuenta de que todavía no estaba preparado para la verdad absoluta, de que aun necesitaba algunas mentiras en las que encontrar el descanso, algunos mitos e idealizaciones en los cuales refugiarse, algunas justificaciones para no tener que enfrentarse consigo mismo…

“Quizás más adelante”, pensó…

5 comentarios:

Mariola dijo...

¿Existe la verdad absoluta?

¿Será aquélla que impone la mayoría dominante a la minoría que carece de poder?

Besito

antonio dijo...

La verdad duele,pero es mejor enfrentarse al dolor que vivir en la mentira.
Saludos Ricard!

Luna. dijo...

¿La verdad? Hasta hace bien poco yo no sabia cual era la verdad,pensaba que era la que tenía, la que me decían, la que veía que tenían todos. Así, sin más. Pero empecé a darme cuenta de circunstancias en mi vida, que me han ido haciendo adquirir conciencia de "mi verdad", que no la tuya, ni la de la tv, ni la del vecino, la mía. Esa es mi verdad, en la que yo creo y la que a lo largo de toda mi vida me he ido, valga la redundancia, creando.

Graciela dijo...

Enfrentarse a la verdad propia es fuerte y a veces te desencaja, tal vez con los años podramos comprarla?, por ahora ando desovillando la madeja.

Besitos Ricard!

Tio Chus dijo...

"La única verdad es la realidad".
Aristóteles (384 AC-322 AC)
Salu2.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...