CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

lunes, 9 de mayo de 2011

MUSEO DE CARROZAS FUNEBRES


Os quiero mostrar uno de los lugares mas desconocidos de mi ciudad.
Existe en Barcelona, un lugar donde se exponen los vehículos que han transportado a grandes personalidades de la historia al último y, tal vez, más importante de sus viajes.
Sorprende su ubicación, ya que esta situado en unos enormes sótanos y recreado en una ambientación escénica impresionante.


Para ello, se han utilizado empedrados auténticos y originales de la ciudad para recrear el pavimento de las calles.
Los decorados y farolas de gas son auténticos de la época, aunque la iluminación actual se suministre eléctricamente.


Ningún visitante imagina, antes de entrar, lo que ese lugar esconde en medio de una increíble ambientación.
Servicios Funerarios de Barcelona, hizo un gran esfuerzo para que estas carrozas no se destruyeran, para acondicionarlas y conservarlas con la belleza con la que lucen ahora.
También encontramos otros objetos como arneses y arreos que sirvieron de ornamento para los caballos de tiro.
La visita comienza con las carrozas “blancas” reservadas para transportar a los niños y a las doncellas fallecidas.


En la parte central del museo se erige imponente la “Gran Dumond” de origen francés del siglo XVIII. El chasis de madera fue construido por la casa Cellini, que trabajaba en la época de Napoleón para la gente adinerada.
Sobre cada pareja de caballos montaba un oficial con el uniforme de la época y delante del cortejo iban dos palafreneros que visten a la “Federica”. Asombra la belleza del “ángel negro” y de las cariátides que soportan el techado.


Tanto los maniquís como los enormes caballos fueron creados por maestros falleros y producen una extraña sensación contemplarlos de cerca, ya que da la sensación que están respirando.



Otra de las carrozas más bellas es la “Imperial”, ésta fue la última que hizo un servicio. Fue la que trasladó los restos del Alcalde de Madrid, Exc... Sr. Tierno Galván. Me cuentan que sacarla del museo fue una pesadilla, puesto que además de su gran peso, tuvieron que desmontar varias piezas con sumo cuidado y una vez acabado el servicio volver a colocarla en su emplazamiento original.


Un dato curioso es el trabajo previo que tuvieron que hacer con las ruedas. Como veis en las imágenes la madera está recubierta por hierro y para que ese hierro no se saliera de su sitio en el largo recorrido, tuvieron que estar varios días humedeciéndolas para que se encajaran en la camisa metálica.


También es bella la carroza “Gótica” de color morado, puesto que solía emplearse en los tiempos de cuaresma en Semana Santa. Sin embargo la “Gótica” de color blanco es de una delicadeza extrema. Tirada también por caballos blancos y que como os he contado antes estaba destinada a las doncellas y a los niños.


A continuación hay un muestrario muy completo de los diferentes tipos de carrozas tiradas por caballos, comenzando por la más sencilla, que estaba destinada a la beneficencia y a los entierros de los más pobres.


Y las últimas 7 carrozas representan toda la gama de servicios entre los que los barceloneses escogían la que más convenía dependiendo del precio. También hay otras tres carrozas destinadas a trasladar a los familiares.
Aunque haya sido por cuestiones de trabajo, sin duda, ha sido una de las visitas más interesantes que he realizado en los últimos meses y que os recomiendo.
Vais a entrar en un espacio cuidado, iluminado tenuemente, que huele a cera y a historia y que automáticamente os transportará a otra época.

El museo de carruajes, se encuentra en la planta baja de las instalaciones de Cementeris de Barcelona, C/ Joan d´Austria, 130.
El Museo permanece abierto todo el año y el horario de visita es de lunes a viernes de 10 a 13 y de 16 a 18h. Sábados, Domingos y festivos de 10 a 13, pero si queréis mas información podéis llamar al 902076902.
La entrada es gratuita

12 comentarios:

Darwin Bruno dijo...

Interesante. Nunca me había llamado la atención este tema, pero vale la pena verlo. ! Cuanto lujo !. Da la impresión de misterio, digno de una película.Un saludo fraterno

Mabel dijo...

Ricard me has dejado boquiabierta!!, no puedo creer todo lo que tiene ese museo, hasta el empedrado de la época, los trajes, las carrosas son increíbles y los adornos (creo que tiene un nombre) de los caballos, con tantos detalles.
Estoy embelesada con las carrozas, si bien son fúnebres los detalles hasta en la ruedas son dignos de admirar.Nos has dado un paseo muy interesante. Cuanta gente conozco que ha viajado a Barcelosa y no se ha percatado de ésto, lo voy agendar.
Gracias por mostrarnos algo tan bello, interesante y que encierra tanta historia.
Buena Semana y besitos a los dos.

Carmen Rosa dijo...

Hola RICARD
Me fascina la habilidad que tienes para describir con lujo de detalles los lugares que visitas y con las fotografías que siempre adjuntas a tus relatos nos llevas de la mano tan bien, que todo parece muy real...
gracias por hacernos conocer esa parte del mundo.
Un abrazo y todo mi cariño.

Ananda Nilayán dijo...

Ya sé a dónde iré la próxima vez que vaya a Barcelona.
Mi lado gótico lo va a pasar estupendamente.
No paras, qué bien, y encima nos lo cuentas tan detalladamente que es una gozada.

Besos

Luna. dijo...

Que guay e interesante Ricard! Toda mi vida en Barcelona, y ahora me entero de que existe este sitio!
Me ha impresionado, sobre todo los carruajes blancos, para niños y doncellas, ¡uuuuh, da un poco de yuyu!. ¡Creo que no me gustaría quedarme allí encerrada!!
Muy chulo Ricard, me ha gustado mucho!!

Graciela dijo...

Hay Ricard que miedo e impresión!!!

No soporto mirar los coches fúnebres, cajones, es una fobia que me ha quedado: de niña mi mamá me llevaba a cuanto velatorio hubiese. Se hacían en la casa del o la fallecid@.

Ahí no me lleves, sí!

Besitos a los dos, buena semana :)

Amelia dijo...

Ya sé que todo es enriqueceder y que es parte de nuestra historia y como nos enfrentamos a la muerte en las distintas épocas .... pero .... uffffffff me da mucho respeto y seguro que me daría repelús estar delande de la carroza blanca que era para los niños.
Es un tema que sé que esta ahí pero me cuesta mucho afrontarlo.
Por esta razón, gracias Ricard por abrirnos hoy una ventana a nuestra historia pero yo con verlo en tus fotos, me conformo, jeje.
Un besazo y cuidate!! Amelia.

antonio dijo...

Todo está al detalle aunque creo que le falta un poco de vidilla al museo :-)

La verdad es que no me llama la atención el ver la opulencia vestida de arte mortuorio.

Abrazos y saludos afectuosos!

Esther dijo...

Ni idea que existiese ese museo, aunque son hermosos me da repelús pensar que son coches funerarios. Gracias por mostrarnos estas curiosidades. Bikiños

María mamá de Javi dijo...

Muy original e impresionantemente bellas. La verdad que es toda una sorpresa descubrir este museo.
Un beso muy fuerte

Rose dijo...

Qué barbaridad Ricard, no podía imaginarme algo así. Desde luego debe ser sobrecogedor, pero también interesante, al fin y al cabo la muerte y todo lo que ella rodea forma parte de la propia vida. ES curioso observar cómo eran antes los carruajes, y como se ha realizado una labor de cuidado, y mantenimiento. Gracias por compartirlo Ricard, Un besote.

sarah dijo...

Hola Ricard, la verdad es que no soy aficionada a los temas funerarios, pero sí que me encanta ver todo el costumbrismo de otras épocas. Es un museo precioso, a juzgar por las fotos; cada piedra, cada adorno, tienen un valor único. Muy interesante para ver.
Abrazos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...