CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, 21 de abril de 2010

EL JARDIN DE SHAHRZAD


Articulo 134 del código penal iraní: “Dos mujeres sin vínculos yacen bajo la misma manta, sin necesidad, serán condenadas a menos de cien latigazos. Si el delito y el castigo se repitiera tres veces, recibirían cien latigazos”.

Articulo 129: “El castigo para las tribadas es de cien latigazos”.
Articulo 131: “ A la cuarta vez, el castigo es la muerte”.

El maltrato, el desprecio, el ocultismo, el aislamiento, la humillación, la muerte… Consecuencias de asumir una manera de sentir contraria a lo postulado en el Corán, libro sagrado en Irán, uno de los países donde los homosexuales sólo pueden sobrevivir si fingen ser quienes no son, si se ponen una máscara, si se esconden , si ocultan su verdadera vida tras las costumbres lícitas de uno de tantos países de Oriente donde todavía existe la pena de muerte para castigar una orientación sexual que difiere de la lógica religiosa, lo que resulta humanamente ilógico.
¿Qué Dios, ya sea cristiano o islámico que se alza sobre los fundamentos básicos de la existencia del ser humano, podría condenar el amor entre las personas?.
Sólo los hombres cobardes hacen dioses cobardes para consolarse y justificarse los unos a los otros.

El libro “El Jardín de Shahrzad” es mucho más que un diario personal de una mujer lesbiana iraní exiliada en Italia. Es una auténtica crónica de vida, pues nos muestra sin velo alguno la lucha diaria y constante, de las mujeres iraníes en una sociedad donde la doble condición de mujer y lesbiana conlleva un sufrimiento y una represión mucho mayor que en otros lugares del mundo.

“Creo en un único Dios y espero hallar la felicidad más allá de esta vida. Creo en la igualdad de los hombres y creo que los deberes religiosos consisten en ser justos, compasivos y en esforzarse en que las criaturas que nos rodean sean felices”
"Thomas Paine"

(Fotografia Josep)

6 comentarios:

Mariola dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, Ricard, y probablemente cuando acabe los exámenes en junio pueda leer algo más, es que ahora sólo puedo leer los libros de la carrera :( que son muy interesantes, pero a veces también apetece leer otras cosas.

Besito

Graciela dijo...

Ojalá lo pueda leer.
Sabes Ricard si Dios, Jesús, el nombre que le pongamos a nuestras creeencias, se presentara ante semejantes atropellos, estaría indignado de nuestro comportamiento.

Jamás entenderé a las religiones, creo en Dios un dios igual para todos, a quién le importa lo que hacen las personas de la cintura para abajo?

En nuestro país se está debatiendo lo del matrimonio: un día los casan, al otro un juez decide que no es correcto según las leyes de la constitución, pero es la iglesia la que mete mano.
Qué daño puede hacer a una sociedad que dos personas del mismo sexo contraigan matrimonio? ninguno! ¿que adopten niños? ninguno! y sabes lo hacen, son esos niños que los heterosexuales rechazan: color de piel, enfermedades.

Orgullosa de tener amigos que los crian maravillosamente :)

Besos y buen dato del libro!

Josep qué fotografía más preciosa :)

antonio dijo...

Excelente post Ricard!
Estoy totalmente de acuerdo con tú opinión.
No entiendo la existencia de estas leyes tan inhumanas en nombre de un Dios,esperemos que algún día todo esto cambie.

La foto está genial!

Saludos!

lenore dijo...

Ricard, que triste me parece que él hombre siempre haga todo tipo de atrocidades en el nombre de Dios o su religión, creo que es la manera más cobarde y absurda que hay en este mundo para señalar a seres inocentes. El ser humano nació para ser libre y es tan injusto que en muchas culturas aún no pueda serlo y se recurra a la violencia para señalar a quien no es igual a los demas.Pero quienes somos para señalar a los demas?.

Te mando un abrazo sincero.

uVe dijo...

Muy buen post, Ricard, te aplaudo.
A mi las religiones me dan sarpullido pues se contradicen, llenan de miedo, represión y culpas y nos separan de nuestra verdadera divinidad, que reside en nosotros, no es un dios o diosa que andan por los anillos de saturno (por la lejanía) con un rayo en la mano para fulminarte a la primera que "te pases".

Siempre hay que perseguir a la gente por su sexualidad, sus ideas políticas y religiosas, por su color de piel y por ser librespensadores.
Vaya tela...

Besillo.

Marina dijo...

Bueno, qué decir, agradezco ser Católica :)
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...