CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

lunes, 12 de octubre de 2009

UN PEQUEÑO SECRETO

Aprovechando el reciente estreno del nuevo programa de Jesús Vázquez, “La familia contra todos”, voy a contar una divertida anécdota relacionada con el gran profesional televisivo.
Recuerdo que unos días previos al carnaval, me notificaron la reserva de un vestuario para el programa “Allá tu”, el exitoso concurso donde se eliminaban y cambiaban una serie de cajas dejando la seleccionada para el final y que escondía el premio del concursante.
El vestuario en cuestión estaba destinado para Jesús Vázquez y para la grabación previa para ser retransmitida el día de carnaval. Recuerdo que se eligió un traje de época de Luis XV de tejido brocado y de color gris plateado.
El presentador nunca suele desplazarse para elegir su vestuario, ya que para ello tiene un asesor de imagen que se ocupa de proporcionarle el vestuario adecuado para cada programa. En aquella ocasión la selección y comprobación de talla la llevo a cabo Carlos, el cual me dio la sensación de ser una persona de su total confianza.
Mi misión a partir de ese momento fue ocuparme de tener limpio y planchado el traje y listo para que lo vinieran a recoger el día de la grabación del programa.
Tengo que reconocer que siempre he admirado a Jesús y lo he considerado uno de los mejores profesionales de nuestros tiempos y, por ello, decidí ponerle en un bolsillo del traje de época una tarjeta con mi felicitación por su trabajo y solicitándole un autógrafo.
Yo supuse que tal vez no se diera cuenta que la tarjeta estaba en el bolsillo, o que el encargado de su vestuario la viera antes que él y la retirara sin decirle nada para no distraerle ni desconcentrarlo.
El caso es que el estuve muy atento durante todo el día que correspondía la devolución para mirar en el bolsillo del traje. Por fin el traje llegó devuelto y a pesar de estar convencido de que la tarjeta no llegó a ser leída, la curiosidad me tuvo completamente pendiente.
Pase el traje al interior del establecimiento y apresuradamente repase todos sus bolsillos, pero de la tarjeta ni rastro ni tampoco de ningún autógrafo ni dedicatoria.
Pensé para mi...se ha intentado, tal vez tendré alguna ocasión de conocerle en persona.
Pasaron algunas semanas cuando Carlos, el muchacho que se ocupa del vestuario del presentador vino a verme para alquiler un traje de “Teletubbie lila” para otra aparición televisiva del presentador. El chico, por cierto muy simpático y amable, me dijo a continuación: Tengo una cosa para ti de parte de Jesús Vázquez, y dándome un sobre del tamaño de una cuartilla me quedé un tanto desconcertado.
Por supuesto que os imagináis lo que había dentro del sobre... Una fotografía dedicada de Jesús.
Le dí de nuevo las gracias al muchacho y un fuerte abrazo para Jesús.
Desde ese día no sólo tengo un inmejorable concepto de él como profesional sino que además he podido comprobar que es una gran persona con un gran corazón.

5 comentarios:

sentimientos dijo...

A veces Ricard las cosas pasan cuando menos las esperas

Claudia dijo...

el jesus!! k fuerte k fuerte!! si es k las buenas personas se ven de un trozo lejos!

Claudia dijo...

el jesus!! k fuerte k fuerte!! si es k las buenas personas se ven de un trozo lejos!

Claudia dijo...

el jesus!! k fuerte k fuerte!! si es k las buenas personas se ven de un trozo lejos!

los pensamientos de lucy dijo...

Eres increible Ricard, lo que no consigas tu..
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...